El alcalde anticapitalista convierte a Cádiz en la mayor comercializadora de electricidad 100% renovable de España

José María González, alcalde de Cádiz desde la primavera de 2015, el profesor de geografía que se define en su perfil de Facebook como “anticapitalista”, lidera un Consistorio, el gaditano, que muy pronto se dio cuenta de la importancia que tiene el ítem energía en cualquier circunstancia. Por eso, muy pronto también impulsó la Mesa de la Transición Energética de Cádiz, de donde ha partido la idea que recoge el titular. Esta es la historia de Eléctrica de Cádiz, la comercializadora de electricidad pública (el Ayuntamiento es el socio mayoritario) que se acaba de convertir -presumen- en “la mayor comercializadora nacional por número de usuarios que vende energía 100% renovable”.

La iniciativa de que Eléctrica de Cádiz se convierta en una comercializadora verde surge -informa el Ayuntamiento- de la Mesa de la Transición Energética de Cádiz, espacio de participación ciudadana impulsado por el propio Ayuntamiento y que dio sus primeros pasos a finales de 2015. El socio mayoritario de la comercializadora Eléctrica de Cádiz es el Ayuntamiento que preside José María González (Por Cádiz Sí Se Puede), un ayuntamiento que acaba de anunciar que, tras algo más de un año de trabajos en esa Mesa, “desde el 1 de enero de 2017 la electricidad que compra Eléctrica de Cádiz en el mercado mayorista y que vende a sus clientes está certificada como 100% renovable”. Más aún: el presidente de la compañía y concejal de Economía y Hacienda, David Navarro, ha anunciado que el siguiente reto energético que va a abordar el Consistorio es “producir electricidad limpia en la propia ciudad”.

Por otro lado, el gerente de Eléctrica de Cádiz, José Luis Molina, ha concretado que, desde el 1 de enero, “los 62.000 clientes de nuestra empresa se están beneficiando de tener contratada una energía limpia”, lo que, “con datos de 2015 -ha dicho-, nos convierte en la mayor comercializadora nacional por número de usuarios que vende energía 100% renovable”. Según Molina, la energía comercializada por Eléctrica de Cádiz asciende a 195.000.000 kilovatios hora al año. El gerente ha señalado en ese sentido que, al no usar a partir de ahora más que electricidad de origen limpio, “la ciudad de Cádiz contribuirá a evitar la emisión de 58.500 toneladas de CO2 y la generación de 93.000 miligramos de residuos radioactivos”, emisiones y residuos que habría si la electricidad que demanda la ciudad (y que a partir de ahora será verde) tuviese que salir de centrales nucleares (que emplean uranio para generar electricidad) o de centrales térmicas que queman combustibles fósiles, como el gas natural o el carbón.

Siguiente reto: producir
El presidente de Eléctrica de Cádiz, David Navarro, ha señalado que los dos siguientes retos energéticos del ayuntamiento son seguir promoviendo el ahorro de energía en los edificios municipales “para ser ejemplo” y “producir electricidad limpia en la propia ciudad”. Navarro ha incidido en que Cádiz es una de las ciudades con más sol de Europa “y eso vamos a aprovecharlo”. Navarro ha explicado que “la compra de electricidad certificada [de origen renovable] no supondrá ningún cambio en el precio de la electricidad”. Según el Ayuntamiento, la compañía suministra electricidad a “todos los edificios municipales, el alumbrado público, los semáforos de la ciudad y el 80% de los contratos domésticos de la ciudad”.

 

 

Aviso: la responsabilidad del contenido de esta entrada es pura y únicamente competente a su autor.